Ir a Página Principal
 Ancianos |Cooperación | Educación | Formación | Hogares Infantiles | Obra Social | Sanidad|
PASCUA RURAL SALMANTINA 2005
Pascua rural salmantina.2005

   Aún no dejan de sorprenderme Señor tu ternura y tu Misericordia, que son eternas. A través de ellas no cesas de bendecidnos ni un instante de nuestras vidas.

   De ello, hemos sido especialmente testigos este grupo de discípulos tuyos, que en tierras charras has reunido en torno a tu Cruz.

PASCUA RURAL SALMANTINA 2005

  
MISTERIO DE OSCURA LUMINOSIDAD
Y COMUNIÓN PROFUNDA EN LA VERDAD.

   Todo ha resultado elocuente, a pesar de la pobreza aparente, o tal vez, a causa de ella. Situándote en medio de nosotros, nos has introducido gratuitamente en lo más profundo de tu corazón doliente, dándonos a beber de tu abierto costado. Y así, plenos de ardor y fuego espiritual, hemos compartido con nuestros hermanos tu Misterio Pascual: Via-Crucis, Procesiones, Liturgia de Horas y sobre todo los Santos Oficios de este Triduo.

   Nos acompañaba Gabriel, un joven Agustino de Macotera que trabaja en el Seminario Menor de Salamanca. Su presencia también todo un regalo, su transparencia, su sencillez...

   La dinámica de presentación que tuvimos, en la que pequeñas mochilas nos permitieron elegir nuestro bagaje para estos días: la sencillez, humildad, la fe en la Providencia, fue un aldabonazo que nos introdujo, ya el miércoles por la noche, en el Camino hacia la Pascua.

   Después todo, fue desarrollándose en un clima de profunda comunión y gran deseo de recibir. Se notaba que el Espíritu de Jesucristo suscitaba en nosotros una gran apertura

El JUEVES SANTO- Pudimos preparar con un puñado precioso de niños y adolescentes los oficios de la tarde. A ellos se unieron también los adultos que colaboraron con cantos y lecturas. Tras la celebración, fuimos en grupo a llevar la comunión a las dos residencias del pueblo, y a varios enfermos en sus casas. A la noche tuvimos el regalo de poder compartir la Hora Santa con la gentecilla de Alaraz y Malpartida. Este último es casi una aldea, que por su pequeñez nos cautivó al primer instante. Como siempre los niños fueron -por su transparencia- los grandes protagonistas.
"Ahora nos darán un cacho de pan", murmuraba una pequeña a su amiguita al rezar ante el Santísimo en el monumento. ¡Y claro que así lo hicimos¡

    Ya entrada la noche, pudimos nosotros en sosiego acompañar a Jesús en su agonía.

EL VIERNES.- La participación en Laudes y Vía-Crucis con los pueblos, nos fue adentrando por sí misma en la celebración de la Pasión del Señor. La Cruz, Leño de Salvación, nos atrajo una vez más con su fuerza redentora y postrados la adoramos, la besamos... y a la tarde continuamos -ya en grupo- en oración ante ella. Fueron momentos de intensa comunión y de, ¡no me cabe duda!, generosa entrega a la voluntad del Padre.

   Más tarde, acompañamos con devoción a la Madre Dolorosa en su procesión. Hombres y mujeres de genuina fe, cargaban bajo un cielo estrellado las andas que la transportaban. Eran testigos audaces de la Nueva Evangelización.

   Ahora queremos compartir con vosotros y vosotras, la sorpresa que nos esperaba al concluir la jornada. Los chicos, nos habían preparado con todo detalle y amor, una bellísima oración. Nos llevaron al exterior, al patio, donde como en un cenáculo: un pan partido, la Palabra y una Milagrosa rodeada de velas encendidas, nos esperaban. Todo quedaba consagrado por la fuerza de corazones agradecidos.

   Era 25 de Marzo y estos jóvenes, tomando entre sus manos la vida, quisieron ofrecérsela a María, bendiciendo el paso de las HH.CC por ella. Difícil de describir lo que allí aconteció. Como ofrenda de suave olor subía nuestra oración, con temor y temblor... agradecida al Señor.

   ¡Qué grande es el obrar del corazón creyente! Nunca podremos "pagar" al Señor tanto bien recibido. Sentimiento que aún se acrecentó más al poder ser de nuevo Testigos de la RESURRECIÓN DEL SEÑOR

   Del Sábado, ¿qué poder comentar?. La Noche Santa por excelencia, que nos sacó de la tiniebla a la luz, de la inquietud al sosiego, del temor a la audacia, del callar al proclamar...

   En Malpartida, celebramos la Vigilia con la participación numerosa de sus gentes y su consabida alegría. Y después, con Gabriel y el pueblo de Dios que camina en Alaraz, volvimos a ser introducidos en la experiencia del Gozo Pascual.

En el brillo sereno del Resucitado ¿Quién podrá ya separarnos del amor de Dios?

   Todos Señor: Gabriel, Juan, Laura, Manu, Mario, Raúl, Rosa, S. Ana, S. María, S. Josefa y S. Julia, te agradecemos tu copiosa Providencia, al querernos reunir esta Pascua en torno a Ti, que habiendo pasado de la muerte a la Vida, renovados en cuerpo y alma, nos entreguemos plenamente a tu servicio. Amén. PASCUA RURAL SALMANTINA 2005
Página inicial Formación
Cuaresma-Pascua
Las imágenes respetan la ley de privacidad en internet
Alta-web |Comentarios | Email | Novedades | Encuentro | Portal | webmasters |
alfanet87,scp