Ir a Página Principal
 Ancianos |Cooperación | Educación | Formación | Hogares Infantiles | Obra Social | Sanidad|
PASCUA RURAL ÁVILA 2005
Pascua Rural Ávila


   "Quédate con nosotros... como AMIGO fiel en el camino, como LUZ para el comienzo de una vida nueva."

   El secreto de nuestra ALEGRÍA es descubrir todos los años la sorpresa de la RESURRECCIÓN en el corazón de los pueblos que jamás olvidan que su Dios los ama infinitamente.
  

   Hemos sido testigos de su Pasión, Muerte y Resurrección en cinco pueblos desconocidos para nosotros (Flores de Ávila, Narros del Castillo, el Ajo, Gimialcón y Salvadios).

   Nuestra suerte nació al sentirnos enviados bajo el cuidado y la mirada de un Padre, que no pierde la confianza en sus Hijos para extender el Evangelio.

   El Jueves Santo quisimos celebrar y comer el PAN de la Vida y con audacia saboreamos su autenticidad sin rebajas en la entrega de sí mismo. "Tomad y comed...Tomad y bebed..." se hicieron y se hacen nuestras palabras en cada Eucaristía y nos llenan de orgullo porque permanecen como fortalecimiento del hombre y manantial que sacia nuestra hambre y sed de Dios. Rezamos con ÉL en las Horas Santas y reconocimos su CAMINO, su VERDAD, su VIDA, como la perfecta PALABRA hecha carne, como la entrega mayor de amor y servicio a la humanidad entera.

   El Viernes Santo bajo un cielo grisáceo, bajo la debilidad de un hombre caído, colaboramos con los Vía-Crucis, quedando asombrados de la inagotable capacidad de sufrimiento del que fue capaz incluso de morir. Abatidos como María, con dolor ante los Sermones de la Soledad y las procesiones, supimos leer "la Misión de Cristo" como la síntesis viviente de un hombre que apostó por la libertad en la obediencia total a la Voluntad de Dios.

   El Sábado, como Iglesia que camina, avanza y se une, nos acercamos hasta el convento de la Trapa en Arévalo. Allí los 16, jóvenes y hermanas, interiorizamos en el misterio de su Muerte y Resurrección y brotó en nosotros esa inquebrantable esperanza y esa indestructible alegría que se extendería como un fuego imposible de controlar en la Vigilia Pascual.

   A la hora de cenar, ya resucitados, todos nuestros cantos fueron de Aleluya, "YO HE VENCIDO", "NO TENGAIS MIEDO", " ID POR TODO EL MUNDO", como nos recordaba nuestro entrañable Juan Pablo II.

    Y con esta gran fuerza, desde el balcón de la Vida, con aire de libertad interior y con la paz de quien se siente perdonado y amado, le pedimos que nos ENVÍE, que aumente nuestra fe y que seamos levadura, sal y luz, testimoniando una forma de vivir diferente, que hace presente a Cristo Resucitado y que emplea sus esfuerzos colaborando en la transmisión, en nuestro tiempo, de un Dios Vivo. ¡Ojala que cada uno de nosotros seamos uno de ellos! Grupo Pascua Rural (Ávila)

PASCUA RURAL ÁVILA 2005

PASCUA RURAL ÁVILA 2005

PASCUA RURAL ÁVILA 2005

PASCUA RURAL ÁVILA 2005

Página inicial Formación
+ recursos Cuaresma - Pascua
Alta-web |Comentarios | Email | Novedades | Encuentro | Portal | webmasters |
alfanet87,scp