MISIÓN TARIFA - JMV SEVILLA 2007 -
ALGO NUEVO Y DISTINTO EN TARIFA

   Han pasado varios años desde la misión popular en Tarifa, sin embargo, cada año se prepara en laALGO NUEVO Y DISTINTO EN TARIFA cuidad una renovación de la misión de una duración aproximada de una semana. Misioneros de distintos puntos geográficos pero de una misma fe se congregan en Tarifa cada año para animar la renovación.

   Corría el mes de Septiembre cuando hablando con el P. Agustín (nuestro párroco) surgió la idea de programar la renovación para que coincidiera con el inicio del curso de Juventudes. En Tarifa, JMV está comenzando y hay dificultades para concienciar a los niños que la formación no acaba al recibir la primera comunión. Cada año varios de nuestros catequistas acuden a los colegios con el objetivo de informar y animar a los pequeños a unirse a las catequesis. Una labor bonita, pero algo agotadora ya que la mayoría de los jóvenes encargados estudian y son muy pocos los que pueden realizar dicho trabajo. Sin embargo, este año sería distinto, no estaríamos solos, los misioneros de la misión juvenil podrían ayudar a hacer el llamamiento. El sábado 13 (de la semana de la renovación) sería el primer día de juventudes y desde el lunes se harían los llamamientos.

   Cuando se acercaba la fecha llamé al P. Felipe, encargado de la misión, para comunicarle la idea. De la misión juvenil, Patri fue la primera que llegó y con ella nos iríamos a los colegios. Se unió Fran, Belén y Álvaro y juntos nos lanzamos a la aventura otro año más.

   A mí personalmente me encanta la semana del llamamiento, es impresionante ver como los niños se entusiasman cuando se les cuenta las cosas que solemos hacer. Es sin duda un regalo para el alma ver sus caras ilusionadas y sus ojos radiantes de emoción. Nunca me he explicado como se puede recibir tanto haciendo tan poco.

   En esos días, también había que preparar la catequesis de bienvenida. Tenía que ser algo distinto, algo nuevo y a lo grande que llamara la atención de los pequeños. Patri propuso hacer una Gymkhana, una gymkhana que, con la ayuda de todos, se haría por todo el pueblo. Habría que convertir el centro de Tarifa en un pueblo pirata. Un reto grande para nosotros pero no para el Señor. El sábado por la mañana, decenas de niños buscarían todos juntos el tesoro de Jesús de Nazaret.

ALGO NUEVO Y DISTINTO EN TARIFA   Por las tardes nos veíamos en los salones los catequistas con Patri y preparábamos todo. Pruebas, itinerario, banderas,… . Había mucho que hacer y éramos muy pocos. Pero en Tarifa, aunque escasos, hay jóvenes muy comprometidos. El equipo de catequistas juntos con los más mayores de JMV formó un grupo lo suficientemente unido y numeroso que hizo posible que el viernes por la tarde todo estuviera casi listo.

   Mientras tanto, los móviles de los catequistas no dejaban de sonar, los niños de años anteriores, ya impacientes preguntaban los detalles de la cita. Para ellos era algo nuevo y les llenaba de ilusión volver a catequesis con un gran juego, se habían ido muy tristes el año anterior y estaban deseosos de ver de nuevo a sus compañeros. No sabían que una visita muy esperada desde hacía tiempo llegaba esa misma tarde. Horas antes del acto penitencial de la parroquia, Sor Ana había llegado a Tarifa.

ALGO NUEVO Y DISTINTO EN TARIFA   Junto con nuestra nueva delegada habían llegado más colaboradores de fuera, muchos de ellos conocidos, otros no, pero hicimos un equipo. Fue hermoso ver como personas de distintas edades y centros nos uníamos para un mismo objetivo; Contagiar a Cristo a todos los demás, especialmente a los más pequeños, sus predilectos.

   En menos de una hora nos preparamos para celebrar juntos el acto penitencial. Animamos con cantos y todos aprendimos nuevas cosas de nuestros nuevos compañeros. ALGO NUEVO Y DISTINTO EN TARIFA

Entre los de Tarifa se podía leer la ilusión en las caras. Dentro de unas horas, los niños habrán vuelto. Por fin había terminado la espera. Tras largos meses de vacaciones, los salones se volverían a llenar de niños y jóvenes que animarían de nuevo la vida en la parroquia. Antes de irnos a casa esa noche, volvimos a revisar que todo estaba a punto por enésima vez y quedamos muy temprano en la parroquia para el rezo de laudes y pedir la bendición del Señor antes de comenzar su misión.

   Así, con los primeros rayos de sol de la mañana, nos vimos todo el equipo en San Mateo. Habían llegado los que faltaban, ya estábamos todos. Nos repartimos los trabajos y comenzamos a prepararnos y a decorar el recorrido. Los niños iban llegando, eran las 10: 30 de la mañana cuando fui a ver que tal estaban preparadas las pruebas y a echar una mano. Viendo y poniendo carteles en distintas pruebas dieron las 11:00, hora de empezar, así que regresé a los salones.

   No podría explicar con palabras lo que se sentí al ver que todos mis pequeños estaban ALGO NUEVO Y DISTINTO EN TARIFA allí, disfrazados, todos preparados un año más. Al llegar vinieron todos corriendo a saludarme, allí pude comprobar que no se había perdido ni uno solo de los que el Señor me dio. La Virgen Santísima había cumplido lo que le pedía cada noche, que ni uno sólo se perdiera. Ella los había cuidado. Ahora llegaba el momento de empezar. ALGO NUEVO Y DISTINTO EN TARIFAHubo un monitor en cada prueba. Antes de comenzar, nos fuimos a la puerta de la Iglesia a cantar y a dar la Bienvenida. Por grupos, los catequistas y jóvenes colaboradores, empezaron a salir en busca de las pruebas. Primero los pequeños, y después los más mayores. A las 14:00 todos los grupos habían llegado a la playa y encontrado su tesoro. Juntos desenterraron el lema de este año y concluimos la mañana con el rezo del Padre Nuestro con el mar como fondo y decenas de niños cantándole a Dios.

   Por la tarde, los jóvenes tuvimos nuestra reunión. Fue una reunión-evaluación que se desarrolló con cierta normalidad y al acabar la reunión fuimos a ensayar el coro. Esa tarde todos estamos distintos por la experiencia vivida por la mañana. Dios se sirvió de muchos jóvenes ese día y estoy seguro de que ha dejado huella en más de uno. Hay gozos que no se pueden disimular y el sentirse amado por Dios es una de ellos.

 ALGO NUEVO Y DISTINTO EN TARIFA  Pasó el sábado, el domingo fue la misa de misiones pero también la Eucaristía de inicio de curso de JMV. De nuevo, muy temprano, nos encontramos todos en la Iglesia para que todo estuviera a punto para las 12 de la mañana. Los niños llegaban una hora antes para ensayar, el coro y los pequeños se habían unido todos para cantar. Llevaban las pañoletas rosas y habían colocado pancartas por toda la zona del coro. La participación de todos fue plena (monición, peticiones, ofrendas, cantos,..). Ya no sólo los jóvenes y los niños estaban formando un equipo, también se había unido el resto de la parroquia. He realizado muchas misas con los niños pero en esa había algo especial. Puede que la emoción del “finde” que habíamos vivido o simplemente el hecho de sentirnos comunidad. Comunidad parroquial y vicenciana.

   A las  dos de la tarde todo había acabado y nos despedíamos con tristeza de nuestros amigos de fuera. Sin embargo, en esta renovación hubo algo que no se iría con ellos. El equipo de JMV en Tarifa se había fortalecido con la experiencia y ahora más que nunca éramos uno. Un único instrumento del Señor. Seguimos trabajando día a día para hacer de cada sábado por la mañana algo nuevo y distinto para los niños. Puedo decir que ya no somos un “grupo aislado” al sur de Cádiz. Ahora más que nunca formamos parte de  un movimiento,  JMV es una familia y me siento orgulloso de pertenecer a ella.

Félix Blanco Díaz

ALGO NUEVO Y DISTINTO EN TARIFA
Alta-web |Comentarios | Email | Novedades | Encuentro | Portal | webmasters |
alfanet87,scp