Ir a Página Principal
CONVIVENCIA EN ASTILLERO ENERO 2008- JMV CANTABRIA

CONVIVENCIA EN ASTILLERO - JMV CANTABRIA

   Día 26 de enero, 10’30 de la mañana, fresquita y soleada. Van llegando los primeros, con sus mochilas, bien abrigados y con ánimo de participar en la convivencia, así fueron haciendo su entrada los siete centros de Cantabria; llenando todos los puestos preparados, hasta 250 entre Infantiles, juveniles, Hermanas, Catequistas y Monitores.

   Una vez descargadas las mochilas en los lugares determinados por el centro que nos acogía, pasamos a un gran salón, ambientado con un mural muy grande. Contenía un camino y zona verde, como la de nuestra tierra y, ¡Cómo no! El lema del año.

   Después de una pequeña oración para comenzar el día, todos tuvimos tiempo para decir a los demás quiénes éramos, cuantos de cada centro, quién nos acompañaba y de qué vamos hablando por el camino y…seguiremos hablando.

   Cada centro fue libre y original a la hora de hacer su presentación, eso si, con estilo Vicenciano a tope.

   Nos reparten un pie de diferentes colores, donde poníamos el nombre y centro de procedencia, fue el medio para hacer los grupos. Adiós amigos de mi centro, ¡A convivir! ¡En el bocata nos reencontraremos!

   Dos horas de Gymkhana, con nueve pruebas. Era imposible despistarse, porque los Monitores sabían muy bien agruparnos y ponernos en acción. ¡Campeones, nadie dejó pruebas sin hacer!

   Con un aviso pasamos al salón y nos recordaron que teníamos un pie más, localizado en el bolsillo, el de la mañana. Cinco minutos para resumir lo que habíamos hablado por el camino. Seguido llenamos el mural ambiental con los pies de todos. ¡Todo lo que habíamos hablado! De los amigos, mi centro, mi catequista, las pruebas… ¡Ah! También de Dios ¿eh?

   Hora de la comida. Después de tanto correr, el bocata, la fiambrera, el agua… todo era necesario. En media hora liquidado.

   Una liguilla de fútbol puso el ambientillo caliente. Todos queríamos jugar, ganar y disfrutar animando a nuestro equipo. Todos ganamos, porque además de respetar las normas de juego, al árbitro y al capitán, lo que pretendíamos era jugar y divertirnos.

   A las cinco de la tarde celebramos la Eucaristía presidida por el Paúl José Luis del centro de Limpias.

   Todo llega a su fin, pero no antes sin una participación de karaoke, todo el que quiso; porque algunos chicos preferíamos dar patadas al balón

   De 18,30 a 19, fuimos marchando todos. Unos en autobús otros en tren y los de Astillero andandito que es bueno para el colesterol, dice mi abuela.

   Gracias a  vosotros los de Astillero por la acogida. Gracias Catequistas y Monitores, por vuestro ánimo y acompañamiento. Gracias José Luis por acercarnos un poco más a Jesús. Gracias a todos porque podemos seguir hablando de lo vivido en Astillero.

¡Hasta la próxima!

Alta-web |Comentarios | Email | Novedades | Encuentro | Portal | webmasters |
alfanet87,scp