Ir a Página Principal

¿CÓMO CELEBRAMOS SAN VICENTE DE PAÚL?   (curso 2001/2002)

     Cuando se acercaba la Navidad del año 1.762, y concretamente el día 11 de Diciembre, nació en esta Villa una niña. Como sus padres eran cristianos y buenas personas la llevaron a la Iglesia de San Antonio para bautizarla. Se llamará: Lucía Reventós Rosell.

     No se como, ni como fue, ni a qué escuela fue... la cuestión es que la niña aprendió a leer y escribir muy bien.
     
     Lucía, que así la llamaban, se divertía participando en todas las fiestas de Vilanoba, sobre toda el día de Las Comparsas. Un día, cuando fue mayor, se acordaba de las fiestas y decía que curaban las enfermedades... También le gustaba ir a misa a San Antonio que era su parroquia. A la salida miraba si había folletos para leerlos en casa con más tranquilidad.

     Un día, no sé cómo ni de que manera, encontró un escrito que se titulaba: "BREVE NOTICIA". Se preguntó: ¿Qué será esto?. Lo leía una y otra vez, y sintió como si su corazón  latiera con más fuerza. 

     Y pensaréis: ¿Por qué le latía tanto el corazón?. Pues mirad: Este escrito hablaba de como en Francia, un señor muy importante que se llamaba Vicente de Paúl, que quería mucho a los pobres, reunió un grupo de jóvenes para que le ayudaran a cuidar a los enfermos, a los ancianos y enseñar a leer y escribir a los niños y las niñas.

    Lucía no sólo leía... También pensaba en su interior...

     Un día, aprovechando que sus padres viajaban a Barcelona, tuvo la ocasión de conocer a Mn.Nualart, que había escrito el texto de la Breve Noticia. Hablaron de las jóvenes de Francia y de cómo había dos jóvenes de Aragón y tres de Cataluña a punto de salir hacia París para aprender a ser Hijas de la Caridad. Y, dicho y hecho. Se apuntó también. Así ya eran seis.
     
     Como el camino de Barcelona a París es muy largo, y no había coches, ni aviones, ni trenes, hicieron el viaje en carruaje, descansando de tanto en tanto.

     Ya en París, Lucía aprendió muchas cosas de San Vicente de Paúl: como quería a los pobres, como lo hacían las Hermanas para curar a los enfermos, como preparaban los medicamentos y los remedios, etc. Los ocho años que vivió en Francia le dieron una gran sabiduría en estos temas. También sabía hablar francés.

     Volvieron a Barcelona muy contentas y dispuestas a poner en práctica todo aquello que habían aprendido. Los administradores y los médicos del Hospital de la Santa Creu no se lo podían creer y decían que, sobre todo Lucía, era muy inteligente y viva. 

     Pasados dos años marchó a Reus con otras tres compañeras para encargarse del Hospital de Sant Joan. Como también habían niños y niñas sin escuela, puso mucho interés en fundar una y ella ejercía de maestra. 

     Y como las cosas bien hechas corren de boca en boca, el rey y la reina de España que vivían en Madrid, querían más Hijas de la Caridad para repartirse por todo el reino. Entonces la joven vilanovina fue llamada a Madrid para enseñar a todas las jóvenes que quisiesen ser Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl.

     Tras haber realizado tantas obras aquí en la tierra, se fue cuando tenía 79 años. Allí encontró a San Vicente que la recibió con una sonrisa. 

     Ara ya sabéis que esta joven de Vilanova formó parte del grupo de las seis primeras Hijas de la Caridad de España. Le damos las gracias.

    
Adaptación: Rosa Joana, FC.


Alta-web |Comentarios | Email | Mapa-web | Novedades | Encuentro | Portal | webmasters |
navegador 5.5+