Ir a Página Principal
 Ancianos |Cooperación|Educación|Formación| Hog.Infantiles |Marruecos|Obra Social |Sanidad |
PASCUA 2006. JMV Granada. Torre Benagalbón 12-16 abril.
QUIERO SER PUNTA DE LANZA


   En no pocos momentos te has sentido solo y desorientado en tu vida como cristiano. Muchas han sido las dudas que te han impedido tener una verdadera experiencia de Dios, a pesar de que Él te recuerda, semana a semana, que murió y resucitó por cada uno de nosotros.

   Llega la Pascua y la Provincia de Granada la vivirá como cada año en Torre de Benagalbón y tú, una vez más, has sido invitado a gozarla, pero no son pocos los lastres que acumulas como para decidirte a la primera. Dudas y el miedo al encuentro con Él te atenaza, reconócelo.

   Dices que sí. Parece que ha llegado el momento de la verdad, en el que hay que dejar las medias tintas a un lado y en el que tu compromiso deber ser firme e inequívoco. Estás cerca de Jesús, pero todavía nos ha cruzado a su orilla, donde te espera con los brazos abiertos, diciéndote: “Yo soy”. A veces, los árboles no nos dejan ver el bosque y en esta ocasión apenas encuentras el sitio idóneo para cruzar a Su orilla. Pero Él siempre provee, y ante ti aparece un puente, uno que conoces, que pese al continuo uso que ha tenido sigue estando ahí, infatigable, ante ti, esperando que lo utilices (Gracias).

   Pero no va a ser fácil. Vas a vivir el momento más importante del año para un cristiano, la muerte y resurrección de Jesús, y te avisan que, de una vez por todas, el compromiso debe ser total: ¿O es que quieres ser toda tu vida un consumista de experiencias de Dios? Nuestro caminar va dirigido a la Resurrección, pero sin muerte no hay vida y para ello es necesario eliminar lo que nos sobra. Tienes que ser madera noble y para ello, sobra mucha viruta. Esos restos que te impiden coger la mano de Dios de forma decidida.

   Jesús muere en la cruz, sabiendo que parte de culpa la tienes tú, su muerte fue y sigue siendo una vergüenza, las injusticias de hoy siguen clavándolo en la cruz, pero no Te dice nada, ¿o sí? Te dice que bajes de la higuera, que a Él le daría vergüenza si fuesen las piedras las que tuvieran  que denunciar lo que tú ignoras, que el cristiano debe estar en la tierra, con los pobres, con los desgraciados, con el día a día que está convirtiendo este mundo en una enorme costra de suciedad. Muchos cristos necesitan un madero...

   Vuelves a comprender que el compromiso debe ser firme, como un pilar, pero ¿podrá la roca roma romper esa capa de costra? No. Para ello, Te pide que no camines solo, pues a tu lado hay gente, son tus hermanos, los cristianos de JMV, a los que alguna vez has rechazado, a los que no has comprendido o a los que no has intentado entender. Juntos, podéis acabar con los lastres, podéis romper con lo que sobra. Para ello, os convertís en punta de lanza, aquella que confirmó la muerte de Jesús, aquella que era necesaria para que el Cristo resucitara y nos diera la vida.

   Vida, eso eres junto al resto de privilegiados que hacen de la Pascua su particular resorte. Piensas, mientras vives la Vigilia Pascual, que has comido con Él la cena judía, que fuiste de los que te marchaste en el Huerto de los Olivos, que lo has acompañado en su vía crucis hasta la calavera, que lo metiste en el sepulcro, que Jesús ha vuelto a levantarse, porque Él siempre se levanta, pese a todo, pese a tu cobardía, pese a tu falta de compromiso.

   No son pocos los que te ayudan a levantar la cabeza. El compromiso de algunos te asusta, la fe de otros cala hondo en ti, hasta aprendes del que no entiendes. Es el Espíritu el que habla.
Lo has pasado mal, quizás porque tu madurez ha permitido que la máscara caiga. Ves a Dios, lo ves en el puente, lo ves en el grupo que te ha acompañado, en los que te han empujado, incluso en aquellos que como los doce, y aún estando con Jesús, no comprendieron nada.

   La Resurrección llega, has llegado a la orilla, pero Jesús ya no está, te ha dejado una nota, a ti, sí a ti:
“Tienes que dar el salto, ser mi mensajero. Sabes que Yo soy el camino, Yo soy más que amor, Yo soy la verdad, Yo soy la vida, Así que, no te detengas, pues te espero en Galilea, te espero en el pobre”.

  Un joven participante de JMV
Página inicial Pastoral Vicenciana
+ recursos JMV
Alta-web |Comentarios | Email | Novedades | Encuentro | Portal | webmasters |
alfanet87,scp