Ir a Página Principal
 Ancianos |Cooperación | Educación | Formación | Hogares Infantiles | Obra Social | Sanidad|
FIESTA DE SANTA LUISA
HOSPITAL SAN JUAN BAUTISTA. ASTORGA (León)

FIESTA DE SANTA LUISA
EUCARISTÍA

MONICIÓN DE ENTRADA

     Siempre resulta bonito reunirse en torno a alguien que se quiere. Hoy lo estamos haciendo: todos juntos, con la unión que nos regala el Espíritu Santo, vamos a celebrar la Eucaristía, y desde ella escucharemos la Palabra de Dios y compartiremos el pan, para recordar nuestro ser de Testigos del Evangelio, como lo fue tan verazmente Sta Luisa. Ella supo abrir su corazón al Amor de Dios y, más aún, como quien se siente desbordado por una Presencia Vivificante, se lo transmitió a los más pobres de su sociedad con ternura y generosidad. Esa fue su respuesta.
    Ahora, en estos tiempos, nos toca responder a nosotros, a cada uno en particular. Nos toca ser testigos del Evangelio, auténticos amigos de Jesucristo. “Sois mis amigos, seréis mis testigos”. Con las palabras del Señor que animan nuestra vida, comenzamos esta celebración.

ACTO PENITENCIAL

  • Tú, Señor, que eres la Luz en nuestro camino, perdona nuestros miedos para abrirnos a tu claridad. Perdón, Señor.
  • Tú, Señor, que amas especialmente a los más necesitados de la sociedad, perdona nuestros silencios ante las injusticias que sufren. Perdón, Señor.
  • Tú, Señor, que nos animas a vivir radicalmente el Evangelio, perdona nuestra debilidad para seguir tu Camino. Perdón, Señor.

MONICIÓN A LAS LECTURAS

     La Palabra de Dios de hoy es de plena actualidad, porque nos da varias pistas sobre cómo ser Testigos del Evangelio, cómo lograr que nuestra vida ilumine otras vidas: compartiendo lo que tenemos, luchando contra la opresión, acogiendo al extranjero, siendo justos y honrados con los que dependen de nosotros, realizando buenas obras, en resumen, descubriendo que detrás de cada ser humano está Cristo y que sólo respetando su dignidad podemos adorar al Señor.

PRECES

  • Por la Iglesia universal, para que fiel a su misión de iluminar el camino de las gentes, sea testigo del Amor predilecto de Dios hacia los más pobres de la tierra. Roguemos al Señor.
  • Por todas las personas que sufren por diversos motivos: por la guerra, por la miseria, por las injusticias sociales y laborales, por el sinsentido de sus vidas, para que los cristianos sepamos ser una mano amiga y cercana. Roguemos al Señor.
  • Por los jóvenes y niños, para que tengan una vida digna que les permita descubrir la importancia de la amistad, del servicio, de la entrega y de la fe. Roguemos al Señor.
  • Por todos los miembros de la Familia Vicenciana, para que siguiendo los pasos de Santa Luisa de Marillac, sepamos abrir caminos de solidaridad en los lugares más marginales de nuestra sociedad. Roguemos al Señor.
  • Por todas las Hijas de la Caridad, para que tengan siempre presente su vocación de entrega total y generosa a los demás. Roguemos al Señor.

OFRENDAS

Pan y vino
   Te presentamos, Señor, nuestra necesidad de que Tú nutras nuestra vida de fe. Por eso te traemos el pan y el vino, para que los transformes en el alimento espiritual que anima nuestro caminar en la fe.

Luz
   Sta. Luisa fue capaz de encender la llama de Dios en aquellos lugares donde reinaba el frío de la miseria y la injusticia. Por eso, hoy, Señor, queremos presentarte este fuego, el mismo que animó su corazón para dejarnos encender por él, para ser Luz y Testigos de Cristo resucitado.

Testamento de Sta. Luisa
   Las palabras de Sta. Luisa nos llegan hoy también a nosotros, a toda la Familia Vicenciana aquí reunida: un servicio hecho con amor, fidelidad al compromiso en la fe y, sobre todo, un testimonio de caridad y fraternidad que nos haga sentirnos verdadera familia.

DESPEDIDA

     La fiesta que hemos comenzado en esta Eucaristía no termina aquí, ni siquiera termina hoy. Celebrar a Sta. Luisa significa ser testigo del amor de Dios entre los hermanos, llevar a todos la Luz del Espíritu para anunciar con valentía el Evangelio, abriendo nuevos caminos de caridad y justicia en el mundo, siendo firmes en nuestros compromisos. Sólo así haremos realidad las palabras de Jesús: “SOIS MIS AMIGOS, SERÉIS MIS TESTIGOS”.

                                                                                       VIGILIA DE ORACIÓN

Página del Centro
+ Recursos Santa Luisa
Alta-web |Comentarios | Email | Novedades | Encuentro | Portal | webmasters |               alfanet87,scp